Teléfono: 91 897 75 6391 897 75 63   Email: info@mundoparafarmacia.com

Place your promotion here

No tiene artículos en su cesta de la compra.

No tienes productos a comparar

gastos envio gratis parafarmacia barata online

ANTIESTRIAS EN EL EMBARAZO

¿Por qué se producen?

Debido al embarazo, el crecimiento, los cambios bruscos de volumen o el aumento de peso la piel tiene que darse de sí rápidamente. Cuando la piel tiene que estirarse demasiado, la capa media (la dermis) se rompe y la epidermis transparenta estas fisuras.Las estrías tienen un color violáceo (entre morado y rojo), después se vuelven rosadas y, por último, reducen su anchura y se convierten en unas líneas blancas nacaradas, que suelen tener un tamaño de uno a tres centímetros de largo y una anchura de uno a cinco milímetros. Los cambios hormonales, que repercuten sobre la producción de colágeno y elastina, también favorecen la aparición de estrías. Por eso, es habitual que aparezcan en tres etapas fundamentales de la mujer: la pubertad, el embarazo y la menopausia. El tipo, el grosor y el tono de la piel también determinan una mayor o menor tendencia a la rotura de la dermis. Las pieles secas, finas y claras son más propensas a las estrías. En las embarazadas las estrías suelen salir a ambos lados de la tripa, en los senos, las caderas y los muslos.

 Consejos para prevenirlas

 Una vez que las estrías han aparecido, poco se puede hacer para eliminarlas. Por eso te vamos a dar unos consejos que te puedan ayudar :

 Nutre tu piel a diario: es fundamental para conservar su elasticidad y que esté preparada para resistir la distensión ocasionada por el aumento de volumen corporal. Te recomendamos emplear dos veces al día una crema antiestrías con sustancias que favorezcan la formación de las fibras elásticas y de colágeno, como la centella asiática y con activos reparadores como la rosa mosqueta, que sustituyan las estructuras alteradas.Cuanto más regular y constante se es en la aplicación, mayor es su eficacia, y cuanto más temprana es la prevención, mejor es el resultado.

 Bebe agua con constancia: es fundamental para el buen funcionamiento del organismo y permite conservar la elasticidad de los tejidos.

 Evita la exposición al sol y utiliza protectores solares en caso de hacerlo, ya que el sol acentúa las estrías en lugar de atenuarlas.

 Sigue una dieta equilibrada, rica en proteínas (carnes, pescados…) y asegúrate de consumir alimentos ricos en Vitaminas A, E y C y en magnesio (indispensable para la síntesis de colágeno).

Estimula la circulación cutánea con masajes circulares al aplicar la crema antiestrías en vientre, glúteos, caderas, pechos y muslos (sin presionar demasiado). También puedes pellizcar suavemente la zona con los dedos para fortalecer la piel.

Practica ejercicio suave: el mantenimiento de un buen tono muscular protege de las distensiones ejercidas sobre la piel durante el embarazo

Utiliza un sujetador que se adapte al tamaño del pecho (incluso para dormir en el caso de que sea muy abundante) ayuda a la piel a enfrentarse a las grandes variaciones de volumen, inducidas por el embarazo y la lactancia.

Continúa el tratamiento antiestrías durante dos o tres meses después del parto hasta que la piel vuelva a su estado natural, ya que a veces aparecen estrías después de dar a luz.